Encuentros

Ese deseo que surge de forma inesperada que necesitas satisfacer sin importante las consecuencias.

Las oficinas de la empresa de Gustavo estaban en la octava planta del edificio, cuando llegamos el ascensor le cedí el paso, a lo que ella respondió con una sonrisa dándome las gracias. No pude evitar una mirada furtiva a su trasero que en esta ocasión cubría una falda ajustada que llegaba hasta la mitad de sus muslos, imagen que procuré, no sin esfuerzo, quitar de mi cabeza y concentrarme en la reunión.

– He visto tu plan y me ha gustado, creo que puede ser una buena estrategia de lanzamiento, aunque tengo algunas dudas que ya te plantearé en la reunión.

– Adelántame algo.

– No, prefiero decírtelo cuando estemos reunidos ,el contexto me ayudará a plantearlo mejor. No te preocupes nada grave, solo un par de sugerencias. Venga, ya hemos llegado, vamos que Gustavo debe estar esperando.

– Vale como prefieras.

Salimos del ascensor hacia la puerta de las oficinas, se giró hacia mí y me dijo:

– Casi se me olvida, llevo puesta la ropa interior que viste el otro día.

Momento extraído del relato Con las bragas en la mano

16 respuestas a “Encuentros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.