Entre susurros y silencios

Un último suspiro se perdió entre su boca y la almohada cuando su cuerpo se desplomó sobre el mío, al hacerlo, los rizos de pelo negro se deslizaron por su espalda mientras las puntas de su cabello se entretenían rozando mi costado.

El vicio oculto de Silvia: El mail

Al día siguiente comprobé que Silvia era una mujer de palabra, un mail con un encabezado “Cuando tú te fuiste” estaba en mi bandeja de entrada. Me sorprendió, no pensé que me iba a escribir pero ahí estaba su mail. Una desconocida que había visto como me masturbaba me escribía para contarme sus secretos. Hola [...]