Entre sus dedos

C. es una novela erótica que está en mi cajón hace un par de años, que siempre deseo continuar. pero que por tiempo o falta de inspiración camina lentamente. Hoy he decido publicar un pequeño avance. Espero que lo disfrutéis.

La clandestinidad de las sombras

La tela de su falda revoloteaba ayudada por la brisa marina y al darle la espalda a las luces de algunas pequeñas farolas, aquella tela se convirtió en un tapiz transparente bajo el que se dibujaba perfectamente el contorno de su cuerpo.

Las reglas del juego

- No habrá culos mejores que ver aquí como para perder el tiempo con el mío. - Estás muy buena, nada que desmerecer respecto al resto de culos  del local. Y repito, se ha quedado mirando para tu culo. José Manuel sonrió antes de dar un trago a su gintonic, a veces se preguntaba por [...]

Entre trazos de lápiz

La chica clavó su rodilla en el suelo, a la vez que la oscuridad y el silencio se adueñaron de la sala, tras uno o dos segundos un hilo de luz azul se reflejaba miles de puntos de purpurina que cubrían su cuerpo de curvas perfectas...

Un nuevo relato con guiños a nuestra cultura erótica.

Estaciones

Sobre el negro azabache de la bandeja de pizarra un puñado de dados de queso curado, regados con un fino hilo de aceite de oliva, y tres uvas moradas de un aspecto carnoso, y a su lado, una copa de cristal fino y transparente sin ningún tipo de talla ni dibujo, tras el cual se apreciaba el [...]

Traspasar la línea del negro sobre blanco

Carlos se acercó a mí, y me quitó las gafas de sol, ahora podía ver en mis ojos mis reacciones. La primera sorpresa que note fue su mano bajar por mi cintura, recorrer mis muslos hasta llegar donde la terminaba mí falda, para después deshacer el recorrido a la inversa pero esta vez por debajo de ella hasta llegar a mis braguitas.

Aromas de almizcle

Su pezón derecho aún estaba sensible por los pellizcos a los que lo habían sometido, sensibilidad que iba en aumento a medida que notaba como se endurecía. Desvió su mirada hacia el espejo, en el reflejo pudo ver aquel círculo de un rosa tenue que destacaba sobre su pecho desnudo de piel blanca.

La verdadera felicidad es la oportunidad

Segunda entrega de la historia de C.
"Dicen que los hechos tienen tantas versiones como protagonistas, yo soy de la opinión que además de la de los protagonistas, está la versión de quienes las narran."