Eróticos maridajes

Un respiradero del metro de Nueva York agita un vestido blanco y el cine enmudece, el sutil vuelo de aquella ligera tela sedujo a Tom Well y marco en Technicolor las mentes de varias generaciones.