Palabras desde el otro lado de la pantalla

Salvo un par de historias de corazones rotos, escritos en mi adolescencia e inspiradas en un corazón roto, el mío, nunca había escrito nada con anterioridad. Me sorprende gratamente la respuesta recibida, estoy muy agradecido por los mails y comentarios que me habéis enviado pidiéndome que siga escribiendo.

Detrás de cada relato hay una parte de verdad y una parte de literatura. Si un relato de terror persigue mantener en tensión al lector, un relato erótico persigue excitarlo. Algo complicado de conseguir con “letras”, en un mundo cada vez más acostumbrado a recibir los estímulos a través de imágenes.

Recibir vuestros mails, contándome como os habéis excitado con ellos, además de morbo, no lo voy negar, hace que me sienta bien por haberlo conseguido, durante 10 o 12 minutos, tejer un fino hilo de complicidad con vosotros y vosotras.

“Leí tu historia en el metro, mientras la leía note por primera vez mi ropa interior, una sensación que estuvo conmigo todo el día.”
Fragmento del mail de una lectora.

Gracias por vuestros mails y comentarios

2 respuestas a “Palabras desde el otro lado de la pantalla

  1. Cuando no hay acción personal, es también un modo de excitarse y compartir ello con gente que ni conoces, el leer los escritos eróticos de gente como tú.
    Y entonces…entra en acción la parte más perversa del pensamiento, mientras mi propia mano actúa de “ejecutora” del placer.
    Un placer leerte

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.